Default welcome message!

Historia

La Fuerza Aérea de República Dominicana, dando cumplimiento a la Ley Orgánica de las Fuerzas Armadas y apegada a los lineamientos que exigen los nuevos tiempos en cuanto a la capacitación y formación de sus miembros, nos muestra que desde sus inicios nació con una visión de aportarle al país hombres y mujeres formados para servirle de una forma u otra, prueba de estos es que para el año 1928, cuando a la sazón se denominaba Aviación Militar Dominicana el Estado Dominicano promulga la Ley No.904, mediante la cual se autoriza la erogación de 125 mil dólares para la creación de una Escuela de Aviación, sin embargo, por razones ajenas a la institución, este proyecto no se pudo cristalizar siendo derogada dicha Ley un año más tarde.

Esa primera Escuela de Aviación nos indica que ésta fue la pionera en cuanto a la línea formativa que tiene hoy por hoy la Fuerza Aérea de República Dominicana acoplada con los nuevos tiempos, muy a pesar de que la misma solamente formaba las ramas de Aviadores y Mantenimiento de Aeronaves.

A finales del año 1955, fue construido el Edificio que alberga la Academia Militar de las Fuerzas Armadas “Batalla de las Carreras”, pero no fue hasta septiembre de 1956, cuando se iniciaron las labores como institución dedicada a la formación militar de los Cadetes del Ejército Nacional y de la Fuerza Aérea Dominicana, situación que se mantuvo hasta que la Fuerza Aérea pudo crear su propia Academia.

No obstante, el tiempo se hace cómplice de nuestra historia y la Escuela sigue graduando los Pilotos Aviadores y Técnicos de Aviación, sin embargo la Academia Militar de las Fuerzas Armadas “Batalla de las Carreras”, se encargaba de formar los Cadetes del Ejército Nacional y la Fuerza Aérea Dominicana en la rama de Infantería, pero no es hasta el año de 1983 cuando se ven los sueños aéreos hechos realidad y se crea mediante Orden General No.70, del 28 de diciembre de 1983, la Academia Aérea General de Brigada Piloto “Frank Andrés Féliz Miranda” de la Fuerza Aérea Dominicana, con el objetivo de agrupar las distintas ramas en el ámbito militar, con sus instalaciones levantadas en la parte sur de la Base Aérea San Isidro, en lo que hasta ese momento servía para alojar el Escuadrón de Rescate y los helicópteros de la institución, con la condición de sólo recibir los Cadetes cuando le faltaran los últimos dos años de su período formativo y así egresar sus alumnos como Pilotos Aviadores, Técnicos en Aviación e Infanteros.